SOCIEDAD | violencia de género

Después de darle una paliza, el anestesista quiere disculparse con la joven y someterse a rehabilitación

El hombre que dejó en coma a María Eugenia Belén Torres, declaró ante el juez Sebastián Ramos y dijo que él no tuvo responsabilidad sino "que fue una intoxicación por drogas".

El última fin de semana, se dio a conocer un nuevo hecho de violencia de género que involucró a un anestesista de 27 años y a una joven de 21. Luego de dejarla internada en un hospital, Gerardo Ismael Billiris, fue denuncia y quedó imputado en la causa. Esta tarde debió declarar ante el juez Sebastián Ramos y llamaron la atención sus palabras.

Ahora busca disculparse con la familia de María Eugencia Belén Torres y además afirmó que quiere internarse para rehabilitarse de las drogas.

Declaró durante media hora ante el juez federal Sebastián Ramos y la fiscal Paloma Ochoa en el marco de una causa en la que se investiga el hallazgo de drogas en su casa.

"Le quiero pedir disculpas a la familia (de María Eugenia Belén Torres). No fui yo, fue una intoxicación por drogas. Me duele en el alma"

"Le quiero pedir disculpas a la familia (de María Eugenia Belén Torres). No fui yo, fue una intoxicación por drogas. Me duele en el alma. Jamás hice una cosa así, no lo volvería a hacer", sostuvo el anestesista al declarar en los tribunales federales de Comodoro Py.

Billiris dijo que la noche en que golpeó a la joven, había consumido "crack" durante cinco horas con una pipa casera y que fue él mismo quien atendió, desnudo, a los policías que golpearon a su puerta.

Bel?n, victima del anestesista, Twiiter Ojeda
Bel?n, victima del anestesista, Twiiter Ojeda

El acusado aseguró también que la joven había consumido drogas por su propia voluntad y que el no compartió los estupefacientes que tenía en su casa, donde le fueron encontrados 3,1 gramos de cocaína y 0,88 de marihuana.

El anestesista le dijo al juez que consume drogas desde hace cinco años, que ya estuvo internado una vez por su adicción, que quiere volver a internarse y que nunca le pegaría a una mujer. "Tengo una excelente reputación profesional", le dijo al magistrado.

Billiris fue interrogado en los tribunales federales de Retiro porque el día de su detención fueron halladas drogas, calmantes y pastillas en su departamento, donde acababa de registrarse un hecho de violencia.



Dejá tu comentario