MUNDO | tormenta

La tormenta Jonas ya causó 27 muertes y aisló a millones de personas en los Estados Unidos

El fenómeno podría convertirse en la mayor nevada de la historia de Washington y situarse entre las peores cinco nevadas de Nueva York en más de un siglo. Diez estados de la costa este declararon el estado de emergencia.

El temporal de viento y nieve que azota el este de Estados Unidos causó al menos 27 muertes, mantiene aisladas a millones de personas en ciudades declaradas en emergencia donde no funciona el transporte y provocó la cancelación de miles de vuelos, en lo que fue calificado ayer por el gobernador del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo, "la peor tormenta de nieve en varias décadas".

El fenómeno, bautizado como Jonas por The Weather Channel, podría convertirse en la mayor nevada de la historia de Washington DC con 76 cm de acumulación y situarse entre las peores cinco nevadas de Nueva York en más de un siglo, con 75 centímetros.

Los Estados de Nueva York, Carolina del Norte, Virginia, Maryland, Delaware, Pensilvania, Kentucky, Virginia Occidental, Nueva Jersey y Tennessee, así como el Distrito de Columbia, donde se encuentra Washington, la capital, declararon el estado de emergencia, en medio de vientos de 95 kilómetros por hora.

Washington DC está en el centro de la tormenta que mantiene en máxima alerta a 33 millones de personas y afectará a unas 100 millones a lo largo de la costa este desde Atlanta (Georgia) hasta Connecticut.

El transporte ferroviario de Nueva York, en el que viajan unas 700 mil personas por día, suspendió su servicio.

En la zona afectada por el temporal, al menos 17 personas perdieron la vida, la mayoría en accidentes de tránsito que se produjeron cuando los conductores perdieron el control de sus vehículos a causa del hielo en el pavimento y el fuerte viento (ver aparte).

La tormenta afectará a un total de 100 millones de personas y a los 33 millones que viven en las zonas más amenazadas se les ha pedido que eviten salir de casa si no es absolutamente necesario.

La gran tormenta también afecta a la campaña electoral. El precandidato republicano a la Casa Blanca Chris Christie se fue el viernes de Nuevo Hampshire, donde pronto se celebrará una de las primarias clave, para ejercer su tarea de gobernador de Nueva Jersey durante esta situación de emergencia.

El transporte ferroviario de Nueva York, en el que viajan unas 700 mil personas por día, suspendió su servicio. Cuomo anunció la prohibición de la circulación de vehículos públicos y privados desde la tarde de ayer, cuando se esperaba la caída de 75 centímetros de nieve (ver aparte).

La gran avenida de los teatros neoyorquinos, Broadway, canceló todos los espectáculos previstos para ayer ante el llamado del alcalde, Bill de Blasio, a que todos los establecimientos envíen a sus trabajadores a casa. También se han cancelado las grandes competiciones deportivas que iban a celebrarse hoy en Washington DC, Filadelfia, Nueva York y otras ciudades afectadas.

Las aerolíneas cancelaron casi 6300 vuelos hacia, desde o dentro de Estados Unidos este fin de semana. El grueso de las 4418 cancelaciones de ayer se concentraron en los aeropuertos de las áreas metropolitanas de la ciudad de Nueva York y Washington DC, según el servicio de rastreo de vuelos FlightAware. Otros 1855 vuelos fueron cancelados para hoy, y se centraban en Filadelfia, Washington DC y Nueva York.

La buena noticia es que buena parte de la tormenta ocurrió en sábado, que es el día de menor desplazamiento de la semana. Había un poco más de 22 mil vuelos programados hacia, desde o dentro del país, de acuerdo con FlightAware. Eso es alrededor de 5000 vuelos menos -y 400 mil pasajeros menos- que en un jueves o viernes comunes.

Sin embargo, las aerolíneas dijeron que esperan operar con relativa normalidad para la tarde de hoy, cuando manejarán la típica afluencia de viajeros de negocios que empiezan a tomar vuelos al comenzar la semana. Todas las grandes compañías aéreas hicieron preparativos para que los pasajeros puedan reservar los vuelos que no pudieron hacer el fin de semana por la tormenta.

Además, 114 mil hogares se quedaron sin suministro eléctrico en Carolina del Norte, informó la compañía Duke Energy, con cortes que se extendieron a estados vecinos como Carolina del Sur, Kentucky, Tennessee, Virginia y Virginia Occidental.

Para dimensionar el impacto del fenómeno natural, el astronauta Scott Kelly publicó ayer en su cuenta de Twitter una fotografía de la tormenta tomada desde la Estación Espacial Internacional, que revela un masivo bloque blanco luminoso que cubre gran parte del este de Estados Unidos.

Accidentes de tránsito mortales

Maryland: un hombre de 60 años murió, aparentemente de un ataque cardíaco, cuando despejaba la nieve frente a su casa en la zona de Fort Washington.

Kentucky: un hombre en el sureste de Kentucky murió cuando su auto chocó con un camión distribuidor de sal, usada para solidificar la nieve. Billy Stevens, de 59 años, fue declarado muerto en la escena. Dos pasajeros recibieron tratamiento en un hospital.

North Carolina: dos personas murieron en accidentes de tránsito el viernes. El miércoles, una mujer de 60 años murió cuando su auto patinó en el hielo, cayó por un terraplén y volcó en un arroyo. Otra de 55 años murió cuando su auto patinó en el hielo, se corrió al carril contrario y chocó de frente con una camioneta, mientras que tres personas sufrieron lesiones menores. Un chico de cuatro años murió cuando el conductor de la camioneta en que viajaba con su familia en la autopista I-77 perdió el control y chocó contra una grúa que estaba detenida mientras trataba de recoger otro auto que se había salido de la carretera. En la camioneta viajaba una pareja y sus tres hijos, todos menores de ocho años.

Tennessee: un conductor murió y su pasajero sufrió heridas cuando su auto, que iba a exceso de velocidad, patinó y se salió del camino en el condado Knox. Una pareja viajaba en un vehículo que se salió del camino y se precipitó a un terraplén de 100 metros el miércoles por la noche. La conductora murió, en tanto el esposo sobrevivió.

Nueva York sin teatros, restaurantes  ni transporte

La circulación de vehículos en la ciudad de Nueva York quedó prohibida desde ayer a las 14:30 hora local por la tormenta de nieve que afecta al noreste de EE UU.

La medida fue dada a conocer dos horas antes de que entrara en vigor por el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, quien anunció también que la misma prohibición del tráfico afecta a Long Island, que se extiende al este de la isla de Manhattan.

La decisión fue adoptada teniendo en cuenta que en la zona se esperaba la caída de hasta 75 centímetros de nieve, en lo que calificó como la peor tormenta de nieve "en varias décadas".

Cuomo también dijo que los puentes y túneles que enlazan a la isla de Manhattan con el resto del país quedarían cerrados a partir de la misma hora, algo que ya se coordinó con el vecino estado de Nueva Jersey.

El gobernador, de cuya administración depende el sistema de transporte público de Nueva York, mencionó también restricciones en el subterráneo de la ciudad, el mayor del país y que transporta a diario a unos 6 millones de pasajeros. 

Pocos minutos después de los dichos de Cuomo, el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, confirmó las medidas y pidió a restaurantes y salas de espectáculos que cancelen sus operaciones y "manden a casa" a clientes y empleados.



Temas

Dejá tu comentario