ALUCINEMA | Series

Diez razones (o cinco) para no perderse la nueva temporada de The X Files

La serie creada por Chris Carter volvió renovada y con la pareja más freak que haya dado el FBI. Mulder y Scully, recargados.

Volvió The X Files. Pasaron 22 años desde el nacimiento de la serie, 14 desde el último episodio y 7 desde el estreno de la segunda y más reciente película de una saga multiformato que incluye novelas de lectura rápida, videojuegos y hasta conspiraciones basadas en escenas sacadas de la misma serie.

Chris Carter, creador de la historia, regresó después de muchos coqueteos con la industria en este 2016 con una temporada corta, de apenas seis episodios y de los cuales hasta el momento la cadena Fox emitió tres.

¿Vale la pena adentrarse en estos X Files 2016? Sí. Veamos los porqué.

* El episodio que abrió la décima temporada fue un trabajo multitarget con guiños para iniciados y expertos. Una estructura con el ojo puesto en lo hecho conceptualmente por J.J. Abrams en el Episodio VII de Star Wars: un viaje en el tiempo sin fisuras a todo eso que nos gustaba de The X Files.

The X Files logró en los 90s que ser fan de una serie fuera algo cool y no una pérdida de tiempo

* La segunda entrega se adentró en terrenos más arriesgados aunque volviendo a lo mejor que supo dar la serie en sus grandes épocas: suspenso con toques tenebrosos, alguna que otra pizca de humor inteligente y eso que alimenta la tercera razón para seguir viendo la serie...

* ...el quid de la cuestión en esta décima temporada es que a pocos minutos de comenzada se desarma lo construido por Mulder durante su década ganada, aquella en la que logró convencerse, convencernos y casi convencer a Scully de que la verdad está ahí afuera. Pues no, amigos, amigas, el agente que hizo de la conspiranoia un deporte de riesgo es iluminado en esta season X por un secreto que va mucho más allá de los alienígenas y la vida extraterrestre. Por un secreto que, como suele suceder, tiene su respuesta mucho más cerca de casa.

* Gillian Anderson multiplicó su sex appeal por un millón. Todo lo sosa que resultó a lo largo de los nueve primeros años, varió con un cambio estético que la transforma en un personaje rico y atractivo en todos los frentes.

* La evolución del personaje de David Duchovny también está lograda, principalmente por el quiebre que significa la verdad revelada ante la que se enfrenta.

Sólo para nerds: 5 razones más

* The X Files definió el concepto de serie-relevante-para-la posteridad más allá del éxito. Fue el gran antecedente de Lost en hacer de su visionado un culto. Incluso más de lo que fue Batman en los años 60s, porque entonces sentarse a mirar televisión estaba asociado a la cotidianeidad familiar y no a la idea de ejercer como espectador. Chris Carter logró (quizá por primera vez) que ser fan de una serie estuviera más cerca de lo cool que de la pérdida de tiempo.

* El episodio tres de esta temporada 10 es un homenaje constante y descarado al cine B y al cine de género en particular. Sin embargo y más allá del gran acierto de contar con Rhys Darby (el delirante manager de los Flight of the Conchords) y con nada menos que un monstruo de la laguna, el humor idiota en el que cae el guión conspira contra la factura final.

* En los primeros episodios hay afiches con la frase "The truth is out there", imágenes de archivo de viejos casos, comentarios sobre hechos vividos y juegos de miradas entre los agentes. Saben todo, la tienen clarísima y en parte saben que los que estamos del otro lado de la pantalla también estamos al tanto.

* El episodio 1 de la temporada 10 incluye una frase que define como ninguna a la política exterior de los Estados Unidos: "No sabemos cuándo un liberal armado se va a volver loco". 

* Sigue habiendo computadoras pero sin las luces titilantes multicolor de los primeros años. La practicidad tecnológica logra que la serie y sus protagonistas hayan envejecido bien. Uno fluye con el paso del tiempo que marca a los agentes. Y los sigue queriendo.



Temas

Dejá tu comentario