SOCIEDAD | carolina meloni | sexóloga | proyecto chornia | proyecto tetas | esi | industria del porno | diversidad corporal

Revolución contra la estética de la vulva y los pechos

En un contexto sociohistórico donde los mecanismos de opresión son puestos bajo la lupa, no podía faltar la crítica frente a una imagen canonizada de una vulva y unas tetas ideales. Carolina Meloni, sexóloga con perspectiva transfeminista y no binaria, trae a la luz dos proyectos para hacer a un lado los estereotipos.

"Tengo los labios vaginales asimétricos. Hace dos años fui a hacerme una consulta para realizarme una cirugía, además de ir a una dermatóloga por el color de piel en los costados de mi pierna. Me he sentido muy insegura por mucho tiempo y me sentía muy triste conmigo misma, llegué a antes de tener relaciones sexuales a ponerme cremas con maquillaje" dice el testimonio anónimo de una chica de 23 años.

Mujeres de casi cualquier país del mundo pueden identificarse fácilmente con lo que narra esta joven. El testimonio nos lo compartió Carolina Meloni, quien lleva adelante el Proyecto Chornia(*) y el Proyecto Tetas que consisten en recopilar imágenes de vulvas y tetas reales para "normalizar" las diversas características que tienen; en contraposición de la estética que nos propone la industria pornográfica, los manuales escolares, enciclopedias digitales, los consejos en blogs, revistas y los consumos culturales en general.

En los últimos años ha habido un incremento notable en la demanda de labioplastia; rejuvenecimiento vaginal; mamoplastia de aumento y levantamiento de mamas, por mencionar algunos ejemplos de las cirugías estéticas más solicitadas en la cuestión.

Este deseo de modificar la estética de la vulva y los pechos es producto de la imagen nutrida culturalmente, una imagen estereotípica que muestra vulvas completamente depiladas, de labios diminutos y simétricos, rosadas y con un monte apenas sobresaliente. Las tetas, para ser lindas o deseables, deben ser del mismo tamaño la una y la otra, de volumen ni demasiado grande ni demasiado pequeño, de pezones rosados y lisos, sin protuberancias, la piel impoluta y sin rastros de vellos. ¿Quién se anima a negar que este es el ideal supremo de cómo debe lucir una vulva y unas tetas saludables y mimadas? ¿Alguna vez viste una modelo con el vello más allá de la línea de la tanga? ¿Ves usualmente en las novelas protagonistas de escotes pecosos, con granos o lunares?

Idealmente, la vulva "Barbie" debe ser bajada del pedestal en pos de favorecer la diversidad corporal en toda su expresión, y el ejercicio de una sexualidad libre de prejuicios y a gusto con nuestros cuerpos.

Algunas personas tenemos los labios internos más largos que los externos, los labios asimétricos son de lo más común, otras personas tenemos el clítoris grande y visible y otras lo tenemos escondido bajo el capuchón. La educación sexual también apunta a normalizar la diversidad de las zonas erógenas.

De todo esto conversamos con Carolina Meloni, sexóloga clínica y divulgadora de contenido sexológico transfeminista y no binario. Se define como conurbana y grisexual. Ella es la creadora y propulsora de #ProyectoChornia y #ProyectoTetas. También dirige el primer curso de formación intensiva en Sexología Clínica desde un posicionamiento político.

Carolina Meloni.
Carolina Meloni.

Infonews (en adelante, In): Contanos un poco de vos, Carolina.

Carolina Meloni (en adelante, CM): Me dedico a la clínica sexológica, me encargo de la difusión de contenido con un lenguaje lo más coloquial posible para que la adquisición de información pueda ser realmente inclusiva.

Mi trabajo intenta tener una perspectiva de derechos humanos, y la formación que brindo, ser lo menos capacitista posible. Creo el mejor sexo puede ser no genital, que la ternura es revolucionaria y que la rabia puede ser una forma de resistir. Amo el glitter, pero me dan culpa los microplásticos.

 

In: Según tu historia, ¿qué te impulsó a formarte en sexología?

CM: He sido una niña muy curiosa, con muchas inquietudes sobre lo desconocido y lo que no tenía explicaciones visibles. Uno de mis intereses fue la sexualidad, temática siempre presente en mi entorno familiar. Nunca fue un tabú allí, pero sí estaba cargado de estereotipos y baches conceptuales. Estudié psicología y mi interés se fue reforzando a medida que les consultantes planteaban problemáticas sexuales que me generaban más preguntas que respuestas. Me formé en la academia, pero la formación más valiosa, humana y conceptualmente hablando, la obtuve de mis compañeres de militancia. El aprendizaje más rico en sexualidad fue horizontal.

 

In: ¿Qué consultas son las más comunes?

CM: Las relacionadas con la consecución de orgasmos (por demora o ausencia), insatisfacción en tiempos eyaculatorios y dificultades en la penetración. También la "diferencia" en frecuencia e intensidad en el deseo y atracción entre integrantes de una pareja es super recurrente. Todas condiciones atravesadas por lo cultural.

Las diferencias en la frecuencia, intensidad del deseo y las condiciones para la atracción sexual entre integrantes de una pareja (menciono a la pareja porque estas diferencias se marcan sobre todo en vínculos diádicos), no son otra cosa más que producto de la alonorma (la norma que nos dice que todo el mundo siente "natural y normalmente" atracción y deseo sexual todo el tiempo por otras personas) y del amor romántico, que no hace más que decirnos que si nos amamos, si queremos estar juntes, y si nos elegimos como pareja, debemos sentir ganas de tener sexo con nuestro vínculo cada vez que lo veamos, que debemos coincidir en tiempo y forma con quien deseamos y amamos, y si esto no ocurre, es porque hay un problema en una de las partes de la relación, o bien esa relación de amor y deseo no es tal.

 

SOMOS UNA COOPERATIVA

NOS AUTOGESTIONAMOS

VOS NOS FINANCIÁS

¿CÓMO?

>CLICK AQUÍ<

 

In: Respecto al Proyecto Chornia y Proyecto Tetas. ¿A qué apuntan y por qué es necesario visibilizar las corporalidades de las personas con vulva? ¿Quiénes pueden participar y quiénes pueden solicitar el material?

CM: El Proyecto Chornia es un proyecto inclusivo de recopilación de imágenes anónimas de genitales no-pene. No son solo vulvas; también se trata de pítoris(*), micropenes, agujeros frontales, neovaginas, vulvas autopercibidas y todo genital con la nominación que cada quien prefiera usar. Es inclusivo no sólo por abarcar toda identidad y genitalidad que se considere incluida en el mismo, sino también porque no puse condiciones de calidad ni forma de la imagen.

Se me hizo necesario luego de años de atención en consultorio y de capacitaciones en las que las imágenes (fotografías, diagramas y dibujos) únicamente mostraban genitales hegemónicos; es decir, infantiles, sin pelos, sin marcas, rosas, simétricos... Imágenes que generan muchas dificultades para identificarse con ellas. Asimismo, invito a las personas que participan y/o solicitan el documento a dar algún testimonio sobre lo que les convocó del proyecto y los relatos son, por lo menos, conmovedores.

Algunos de los testimonios:

«Soy militante transfeminista, principalmente lo solicito por una cuestión personal. Tengo 23 años y tengo los labios vaginales asimétricos, hace dos años fui a hacerme una consulta para realizarme una cirugía además de ir a una dermatóloga por el color de piel en los costados de mi pierna. Me he sentido muy insegura por mucho tiempo y me sentía muy triste conmigo misma, llegué a antes de tener relaciones sexuales a ponerme cremas con maquillaje. Fue un tiempo largo el que me llevó retomar la confianza con mi cuerpo».

«Soy una mujer trans y me operé hace poco. No me animé a mandar la foto pero estaba muy nerviosa y angustiada por cómo me habia quedado. Vi las imagenes y reconoci una vulva que era muy parecida a la mía y me emocioné mucho porque es mas linda de lo que yo creia y se mezcla con las otras».

El Proyecto Tetas surge a posteriori, por demanda de las personas que recibían y/o participaban del otro. Estas personas encontraban necesario identificarse también con imágenes de torsos, pechos, mamas, tetas, que no sean las del porno y las de los libros de biología. La diferencia aquí es que más de 99% de les participantes son mujeres cis.

 

 

Algunos testimonios:

«Me operé las tetas hace 4 años porque no soportaba ver que lo que tenía "no eran realmente tetas" ni me sentía "mujer". No tenía nada de grasa y tengo pezones tuberosos. Eso hacía una combinación muy difícil de aceptar para mí. Los pezones los sigo teniendo así porque en la cirugía no me los pudieron corregir, pero ya los acepté así de grandes y sobresalientes como son, y los empecé a querer :) a veces los tengo más grandes, otras veces más chicos».

«Cuando era más joven era muy flaca y tenía complejo de que mis costillas sobresalían de mis tetis, me las quería operar. De más grande engordé, y sentía "tetas de gorda". Qué difícil quererse y entenderse como persona que no tiene nada de malo, con tanto bombardeo constante de cultura hegemónica y porno mainstream. Gracias una vez más por poner de manifiesto que no estamos mal, todo el maldito sistema lo está. Aguanten las tetas, grandes, chiquitas, caídas, con estrías, pezonudas, con pezones indefinidos, con pelos, desiguales, diferentes».

Ambos proyectos son de participación libre y completamente anónima y de acceso gratuito. (Se puede solicitar ingresando a melonisexologa.com/proyectochornia-proyectotetas)

 

In: ¿Sabés qué proyectos quisieras llevar a cabo en un futuro?

CM: ¡Proyectos tengo un monton! Continuar con la formación en sexología política llena de militantes y no capacitista es la más ambiciosa y anhelada. También quiero hacer actividades de clínica sexológica (espacios de consulta, talleres, etc) de forma grupal para que las terapéuticas, la información y las experiencias en sexualidad puedan ser circulares y colectivas.

Este año realicé un espacio grupal no mixto para personas con dificultades en los orgasmos y fue una experiencia maravillosa. Para 2023 estoy planificando repetirlo e iniciar un espacio grupal para personas con dificultades en la penetración. Y voy a seguir militando, que la salida es colectiva.

 


(*) Meloni dice en su sitio web que chornia es una palabra de origen búlgaro que significa 'vulva'. Es un término que usaba sin pudor mi abuela Negra y que me la representa cada vez que lo utilizo. Es una especie de homenaje simpática a ella.

(*) Pítoris es un neologismo que, generalmente, usan las personas trans/no binaries que están en tratamiento hormonal con testosterona. El uso de testosterona provoca el crecimiento del clítoris, por lo que pasaría a ser categorizado como "micropene", o bien, pítoris.

 

¿TE GUSTÓ ESTA NOTA?

SUMATE A INFONEWS

>CLICK AQUÍ<

 

Dejá tu comentario