MUNDO | dilma rousseff

El vicepresidente de Brasil dijo que guardará "silencio"

Michel Temer, acusado por la Presidenta de ser un "traidor", contestó a los ataques de la Jefa de Estado y pidió esperar al resultado de la votación en el Senado.

El vicepresidente de Brasil, Michel Temer, anunció hoy que guardará silencio "respetuosamente" y esperará, antes de ofrecer definiciones políticas, la votación del Senado sobre la continuidad de Dilma Rousseff. La Cámara baja debe decidir sobre la destitución de la Presidenta, lo cual lo convertiría en jefe del Estado. 

"Muy silenciosa y respetuosamente voy a esperar la decisión del Senado Federal, que da la última palabra, por lo tanto sería inadecuado decir algo antes de que se pronuncie el Senado", dijo Temer a periodistas en la puerta de su residencia, en San Pablo.

El vicepresidente, calificado de "traidor" por Rousseff, prepara su gobierno en caso de que la Cámara alta, a mediados de mayo, vote a favor de separar del cargo a la mandataria durante 180 días para definir si la condena o la absuelve en el proceso de juicio político por supuesto delito a la ley de responsabilidad fiscal. 

En tanto, el presidente de la Cámara baja, Eduardo Cunha, consideró que "el gobierno ha dejado de existir" y dio por descontado que el Senado aprobara el impeachment. 



Dejá tu comentario