Estrenos

Mujercitas: un clásico atravesado por el feminismo

Se estrenó una nueva versión de la novela de Louisa May Alcott bajo la visión de Greta Gerwig, lejos del tono rosa del texto que llegó al papel.

La militancia feminisa de Greta Gerwig parece haber alcanzado con su versión de Mujercitas un espacio único dentro del cine industrial, ya que se encargó de llevar a la pantalla una historia popular sin apegarse al texto impreso original para darle el sentido que sin ninguna duda le hubiera dado su autora de haber podido hacerlo.

No es para menos, porque Louisa May Alcott y su obra fueron víctimas elocuentes del patriarcado. A los ojos del siglo XXI, Mujercitas es todo lo rosa que puede ser un texto parido en 1868, en medio de una sociedad estadounidense que tenía su cabeza, su corazón y su pulsión nacional atravesda por la guerra civil. Pero aquella guerra descarnada y que tuvo dividido en dos al país como nunca más lo estuvo, tenía, en los hechos, un solo bando: el de los hombres. 

Como sucedía en todo el mundo, la mujer de entonoces era una sofisticada decoración de la vida social. Enclaustrada en la casa, sin derecho a voto (que llegaría recién en 1920) ni a casi ninguna instancia de decisión, el poder real, cotidiano, estaba depositado en el hombre y de él surgía toda palabra final, sobre todo la que definía qué y cómo salían a la venta los textos de las imprentas. En este marco se escribió Mujercitas y bajo esa presión social el relato termina de la forma en que termina, algo que aquí (víctimas nosotros del gran mandato de esta época, el no-spoiler) evitamos revelar.

Gerwig (misma responsable de la aclamada Lady Bird) le imprimió al clásico su estilo descontracturado para contar una historia de historias de amor en rosa que en las entrelíneas, sin embargo, no lo son tanto. Y ahí es donde está su marca de autora, su lugar como realizadora de un cine distinto dentro de los cánones de un mainstream que recién ahora se abre a guiones escritos por mujeres, dirigidos por mujeres y, lo que es realmente determinante, planteados por afuera de la lógica del hombre (mención de honor para la que quizá sea la punta de lanza más poderosa del asunto: Wonder Woman).

Las más de dos horas de Mujercitas se desarrollan en pantalla sobre un trabajo de montaje y fotografía que hacen honor al preciosismo con el que se retrata esa época en un entorno de chicas siempre ataviadas para reuniones sociales resquebrajadas por la ausencia de los hombres que fueron a tomar las armas y, también, por aquellas que no parecen encuadrarse en los supuestos del deber ser. Ahí es es donde aparece la Louisa May Alcott que interpreta bajo el alias de la ficción la siempre impecable Saoirse Ronan, nominada al Oscar por su trabajo en el film.

Al tono de retrato critico de época aportan su presencia superestrellas como Meryl Streep, Chris Cooper, Bob Odenkirk, Emma Watson y Laura Dern. Mención especial para el chico del momento, Timothée Chalamet, en un papel tan detestable como efectivo, que juega en la trama el lugar de destacado oponente sin caer en clichés. ¿La mejor versión del clásico? Sin dudas.

MUY BUENA

Mujercitas (Little Women) EE.UU., 2019. 135` Dirección y Guión Greta Gerwig, basado en la novela de Louisa May Alcott. Montaje Nick Houy. Fotografía Yorick Le Saux. Música Alexandre Desplat. Elenco Emma Watson, Saoirse Ronan, Florence Pugh, Laura Dern, Meryl Streep, Timothée Chalamet, Bob Odenkirk, Chris Cooper.

Mujercitas - trailer

Noticias de “Críticas”
Seguinos