Hubo cortocircuitos entre De Niro y Phoenix en la filmación de Joker
Hubo cortocircuitos entre De Niro y Phoenix en la filmación de Joker

Robert de Niro y Joaquin Phoenix tienen personalidades fuertes y sus caracteres suelen depararles momentos de tensión en los rodajes. Joker, la gran película de Todd Philips, no fue la excepción.

Según contó el propio realizador a la prensa, desde un primer momento la relación entre ambos actores pareció estar a punto de estallar. En entrevista con Vanity Fair, el realizador reveló que De Niro planteó su deseo de que el elenco se reuniera para leer el guión completo antes de comenzar a filmar. Sin embargo, quien se calzó las ropas y personalidad del Güasón no quería saber nada con eso.

"Bob me llamó y me dijo: 'Decile que es actor y que tiene que estar ahí. Quiero escuchar toda la película y todos vamos a meternos en una sala y leerlo'. Yo estoy entre la espada y la pared porque Joaquin me dice: 'De ninguna puta manera voy a hacer una lectura de guión'. Y Bob responde: 'Hago lecturas de guión antes de filmar, eso es lo hago", explicó Phillips.

Finalmente Phoenix aceptó unirse a la "mesa italiana", la cual se llevó adelante en las oficinas de De Niro en Manhattan.

"Masculló sus partes del guion y después se fue a una esquina a fumar", recordó también el director. Cuando De Niro pidió hablar a solas con su compañero de reparto, este se negó. "Joaquin está delante de Bob y le dice: 'No puedo, tengo que irme a casa". "No se sentía bien después de la lectura, no le gustó", completó.

Pese a estos desacuerdos, ambos actores consiguieron superar sus diferencias a través de una reconciliación a la que Phillips describió como "preciosa", con De Niro dándole a su compañero de reparto un beso en la mejilla y diciéndole: "Todo va a ir bien, querido".