Noticias

Crítica social, religión y la sombra de la muerte en el cierre de Uncipar

Historias breves para una Pinamar helada. Balance de otra edición del gran festival del cortometraje en Argentina.

"No faltes, Mili"
"No faltes, Mili"

En las calles de Pinamar del reciente fin de semana largo el frío congelaba al más abrigado. Con este escenario climático, entre playas vacías, locales comerciales cerrados y calles poco transitadas transcurrió la edición 41 de Uncipar, las ya clásicas Jornadas Argentinas e Internacionales de Cine y Video Independiente. 

El certámen incluyó, además de decenas de cortos de nuestro país y el exterior, la presencia de algunos invitados que le sacaron lustre a la edición: Claudio Rissi y Jorge Román. El astro de El marginal y el coprotagonista de Monzón fueron presencias excluyentes en las invernales maratones de cinefilia en formato breve.

Sin embargo, más allá de las charlas (con mucho off the record) entre la prensa los actores mencionados, los tres días de Uncipar estuvieron marcados por la irregular pero contundente selección de cortometrajes, que este año tuvieron a la sección argentina como la más expectante.

Más allá de los premios, desde Alucinema/Infonews destacamos la extraordinaria factura de Severino, corto de Gastón Calivari, protagonizado por Gustavo Garzón, realizado íntegramente en blanco y negro, estructurado sobre un trabajo de fotografía (Mariana Bomba) y montaje (Gastón Batlle) superior. La fina mirada del realizador sobre lo que parece ser una anécdota entre padre e hijo construye una metáfora sobre las relaciones parentales cruzadas por el amor y la inevitabilidad del desgaste y la muerte. 

El film obtuvo el reconocimiento de ADF (Autores de Fotografía Cinematográfica Argentina).

Severino - teaser

Otro gran trabajo de esta 41a edición fue No faltes, Mili, de Carla Gutiérrez Yañez, uno de los dos únicos cortometrajes nacionales seleccionados (según se anunció, se presentaron más de 300) cuyo relato pone el foco en la cada día más ancha brecha social que separa en la Argentina a los que más tienen de los más humildes. El cumpleaños de una nena de clase media del interior del país se ve cruzado primero por el mal clima que amenaza con frustrar el festejo, luego por el lugar que esa familia le da a la niña que oficia de empleada doméstica. Brutal fotografía de una sociedad en la que la única grieta real es la sirve como boca de lobo para quienes están fuera del sistema.

El corto obtuvo una mención especial de la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina.

No faltes, Mili - trailer

En este punto es subrayable la ausencia en la programación del drama social que atraviesa la Argentina de este tiempo. Otro corto de origen nacional que se ocupó de los "nadies" fue Genekashlu, de Natalia Trzcina, aunque con una historia ambientada en Perú y que no obtuvo reconocimiento en los galardones.

Asimismo, el premio mayor de la Competencia Internacional fue para un corto de origen iraní que se mete de lleno en su propia tragedia social, en este caso a través de un relato sobre la explotación laboral y la crueldad de un sistema que ahoga al que menos tiene. Tanatos, de Farshid Ayoobinejad, que muestra a un grupo de trabajadores encerrados con llave por su jefe/patrón para que el inspector de la agencia fiscal del Estado no los descubra. Una situación que en Argentina se multiplica en cada taller clandestino, en cada cobertizo que la oligarquía rural les deja a sus peones para que se amontonen entre bosta de animales y maltrato.

Tanafos - trailer

Entre los otros muy buenos opus de producción nacional que se pudieron ver entre el 17 y el 19 de agosto en Pinamar se cuentan El sonido de la campana, de Augusto Sinay (con un trabajo de sonido que equiva en todo momento el lugar común); la breve  pero notable animación , de Luciano Amadeo Meza (premio mayor de la Competencia Nacional); ¿Quién es Mei Li Galván?, de Sofía Medrano (gran registro documental de una peluquera trans de Lomas de Zamora adoradora de la cultura asiática); Teteras, de Dora Schoj y Nacho de Paoli (aguda exploración del universo del sexo furtivo en baños de estación durante la última dictadura); y Un deseo, de Agustina Claramonte, multipremiado cortometraje que con un notable trabajo de dirección de actores retrató la desesperación de un anciano por abandonar la pesadilla que vive en sus últimos años.

Según se afirmó en la ceremonia de cierre, en 2020 habrá Uncipar y también en Pinamar. La fecha prevista es el fin de semana del 15, 16 y 17 de agosto.

Fé - corto completo

Todos los premios de Uncipar 2019

Competencia Nacional de Cortometrajes

Jurado: Claudio Rissi (actor), Fernando Lima (periodista, crítico cinematográfico), Cynthia García Calvo (productora, programadora), Hernán Moyano (director) y Mariel Bomczuk (directora, productora)

Primer Premio: Fé de Luciano Amadeo Meza. Por la capacidad para condensar en una breve historia una metáfora clara y con una técnica destacada.

Segundo Premio: Trabajo sucio, de Martín Bielinsky. Por la sutileza narrativa con la que se exponen elementos de a género a través de una puesta en escena sólida y destacadas actuaciones.

Primera Mención: Un deseo, de Agustina Claramonte. Por su ajustado guión y su planteo narrativo.

Segunda Mención: Yo maté a Antoine Doinel, de Nicolás Prividera. Por destacar el modo a través del cual el cine nos atraviesa a través de un personaje icónico.

Competencia Internacional de Cortometrajes

Jurado: Fernando Spiner (director), Patricia Primón (distribuidora, productora) y Fernando Luis Goldsman (Gestor Cultural, Director artístico).

Primer Premio: Tanatos, de Farshid Ayoobinejad (Irán). Porque logra poner en escena, de manera asfixiante, la condición humana.

Segundo Premio: La collection, de Emmanuel Blanchard (Francia). Porque con gran factura técnica, logra una síntesis de una tragedia universal.

Primera Mención: Azadeh, de Mirabbas Khosravinezhad (Irán). Porque logra sintetizar una tragedia familiar a través del sentir y la mirada de la niñez.

Segunda Mención: Ashmina, de Dekel Berenson (Reino Unido). "Por la síntesis y claridad narrativa para construir un relato subjetivo de una cuestión social universal".

Tercera Mención: Prisoner of Society, de Rati Tsiteladze (Georgia). "Por el modo innovador de presentar tres miradas diferentes sobre una realidad social y humana".

Premio ACCA (Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina)

Primer Premio: Un deseo, de Agustina Claramonte. "Por construir una historia emotiva a través de los vínculos familiares con representaciones sensoriales eficaces".

Primera Mención: No faltes, Mili, de Carla Gutierrez Yañez. "Por interpelar al espectador sobre la naturalización de los vínculos de clase en nuestro país de manera sutil y no por ello menos contundente".

Segunda Mención: Una cabrita sin cuernos, de Sebastián Dietsch. "Por rescatar una historia de nuestro pasado reciente durante la última dictadura a través de un abordaje paródico y con un acertado diseño de producción y buenas actuaciones".

Premio DAC (Directores Argentinos Cinematográficos)

Primer Premio a la Mejor Dirección: Un deseo, de Agustina Claramonte. "Por haber logrado contar una historia profundamente humana mediante un lenguaje narrativo que construye climas y personajes con encuadres precisos y excelentes actuaciones para la ficción".

Mención Especial: ¿Quién es Mei Li Galván?, de Sofía Medrano. "Por haber situado su mirada en la observación de su protagonista atrayéndonos hacia su universo, eligiendo una forma de narrar que evita el exotismo, involucrándonos desde el título con una pregunta que nos deja en libertad de responder".

Premio ADF (Autores de Fotografía Cinematográfica Argentina)

Jurados: Mariana Russo, Daniel Ring y Alejandro Pereyra

Premio: Mariana Bomba, directora de fotografía de Severino, corto dirigido por Gastón Calivari.

Premio Cine.ar

Los áridos de Jorge Sesan

Premio Argentores (Sociedad General de Autores de la Argentina)

Premio al Mejor Guión: Trabajo sucio, de Martín Bielinsky. "Por mantener el rigor narrativo cinematográfico".

Primera Mención: Un deseo. "Por el lírico desarrollo de una trama familiar".

Segunda Mención: Media Hora. "Por su ejercicio del género romántico".

Premio SAGAI (Sociedad Argentina de Gestión de Actores Intérpretes)

$15.000 al Mejor Rol Masculino y $15.000 al Mejor Rol Femenino de la Competencia Nacional.

Mejor Rol Femenino: Laila Maltz, de Un deseo.

Mejor Rol Masculino: Gabriel Fernández, de Una cabrita sin cuernos.

Noticias de “Cine”
Seguinos