Imperdibles

Leaving Neverland: el tenebroso viaje a la pedofilia de Michael Jackson

HBO estrenó el oscuro recorrido por los abusos de menores que el autoproclamado rey del pop llevó adelante durante largos años en su mansión.

imagen: Leaving Neverland
imagen: Leaving Neverland

Puede que aún por estos días resulte difuso el alcance destructor que tiene Leaving Neverland en relación al mito pop Michael Jackson. Por eso es que todavía existen algunos espasmódicos atisbos de negación militante respecto del evidente mundo de pederastía en el que el músico se movió durante largos, larguísimos años de impunidad en su fastuosa mansión.

El trabajo dirigido por el documentalista Dan Reed muestra durante cuatro horas los testimonios de dos de las víctimas de MJ, Wade Robson y James Safechuck, quienes siendo niños pasaron varios años como asiduos visitantes del enorme hogar/parque temático de mil hectáras al que la estrella pop, en plan Peter Pan, bautizó Neverland.

Los relatos de las víctimas son desoladores y a cada paso la historia se oscurece hasta tonalidades en las que el asco se apodera del mito. La pregunta surge a poco de comenzar. ¿Es posible que el hombre que se vendió como un niño adulto haya montado un escenario que tenía casi como única finalidad el violar a menores de edad?

La respuesta es tan evidente que incomoda a cualquiera que durante los últimos 25 años haya intentado, de forma consciente o inconsciente, hacer de cuenta que era aceptable el hecho de que un adulto durmiera en la misma cama con niños.

imagen: Leaving Neverland
imagen: Leaving Neverland

En este punto, el de la negación, el de la elección de no querer ver lo evidente, es donde Leaving Neverland presenta uno de sus mayores aciertos. Sin levantar el dedo del moralismo acusador, el registro muestra a los padres de esas víctimas contando, hoy, que los asesores del ídolo los tranquilizaban con el concepto de que "Michael es como un niño de 9 años".

"Me parecía algo normal", dicen casi al unísono las mamás de Wade y James, que dan la cara ante la cámara y de forma neblinosa pero tácita parecen aceptar su lugar de cómplices del hombre que abusó de sus hijos mientras dormían en fastuosas habitaciones contiguas a la escena del delito.

Porque Jackson, en su voraz pederastía, alojaba a las familias completas en la mansión, las envolvía en un halo de fraternidad que llegaba a pagarles viajes por todo el mundo para que lo acompañaran en las giras y poder así estar a toda hora junto los chicos.

Podría hablarse de Leaving Neverland casi exclusivamente con citas de lo que dicen las víctimas (que hoy rondan los 35 años), que son el corpus central de una mirada mucho mayor, que va a la monstruosidad que construyó el artista en un tiempo en el que extendió sus relaciones irregulares con menores de edad a, por ejemplo, la estrella de Mi pobre angelito, Macaulay Culkin.

Él, Culkin, negó y sigue negando que las incontables noches que pasó junto a Jackson en su habitación a puertas cerradas hayan incluido contacto sexual alguno. El actor fue fundamental para la absolución que la Justicia firmó en favor del artista en 2005, cuando se lo dejó libre de todos los cargos por violación que pesaban sobre él.

El impacto del documental -que habiendo pasado apenas unas semanas desde su estreno mundial por HBO ya generó que se levantara de las programaciones musicales de numerosas radios la música de MJ- está en los detalles pero mucho más allá del morbo. Lo incontrastable de la voz de las víctimas (aunque no falten quienes eligen empatizar con el victimario) hace explícita la mirada introspectiva de sus familias, al punto de que tanto Wade como James no perdonan al día de hoy la negligencia de quienes los entregaron al magnate engatusador. Familias que a su vez implotaron con la cuña indeleble del ídolo popular. Quizá tampoco perdonen todavía a una industria del espectáculo que parió al tótem y lo sostuvo pese incluso a las pruebas y múltples denuncias, a los arreglos extrajudiciales, al peso de lo evidente. Hoy esa misma industria, en parte, parece estar saldando una deuda.

EXCELENTE

Leaving Neverland  EE.UU. 2019. 240` Dirección Dan Reed. Con  Michael Jackson, James Safechuck, Wade Robson. Producción HBO. Estreno en HBO América Latina, 16 de marzo. Puede verse a través de HBO Go.

Finding Neverland - trailer

Noticias de “Abuso infantil”
Seguinos