Noticias

Guerra sin cuartel entre Spielberg y Netflix

El realizador quiere impedir que la cadena de streaming pueda acceder a los premios Oscar. La fuerte declaración del portal en respuesta al director de E.T.

Steven Spielberg
Steven Spielberg

La reciente gala de los premios Oscar dejó no solo un saldo de numerosos films con estatuilla (es la primera vez en mucho tiempo que todas las nominadas a Mejor Película se llevan algo) sino también, y sobre todo, un debate sobre el alcance que los largos brazos del pulpo Netflix están logrando en el último tiempo.

Quien parece cansado de la situación es nada menos que Steven Spielberg, uno de los nombres propios con más peso en la industria de Hollywood. Concretamente, el realizador no quiere que Netflix acceda a premios dirigidos a la industria del cine.

¿Hay purismo detrás del veterano realizador? Sí, de hecho meses atrás había afirmado que los films "pensados para televisión deberían competir por los Emmy". Pero también hay motivos económicos. A él como a varios productores de renombre les molesta que la empresa que viene de estrenar Roma y de anunciar el tanque The Irishman, de Martin Scorsese, no tenga que dar cuenta de la taquilla de sus produccines.

“Steven tiene una opinión muy marcada sobre la diferencia entre el streaming y el cine”, dijo un vocero de Amblin (su productora, en parte responsable de Green Book) a Anne Thompson de IndieWire la semana pasada. “Le alegraría que otros se unan (a su campaña) cuando surja. Él verá lo que pasa”, agregó.

Pero no todos están del lado del poderoso realizador. Franklin Leonard, quien fundó The BlackList -que compila los mejores guiones sin producir en Hollywood- destacó que las cuatro primeras campañas importantes de Netflix para los Oscar fueron sobre minorías raciales: Beasts of No Nation, Mudbound y Roma (películas que no produjo, sino que solo adquirió los derechos de distribución).

“Es posible que Steven Spielberg desconozca lo difícil que es hacer películas para una mujer o persona de color. En su extraordinaria carrea no ha producido muchas películas dirigidas por ellos”, tuiteó Leonard el sábado pasado. “Según mis cuentas, Spielberg hace apenas una (película) de este tenor cada dos décadas”, disparó.

Quien también salió a bancar el proyecto del streaming fue el director Paul Schrader, que estrenó la muy buena First Reformed en Amazon Prime Video.

“La idea de meter a más de 200 personas en una sala oscura y sin ventilación para ver una imagen parpadeante fue creada por la economía de la exhibición, no por una idea de la ‘experiencia cinematográfica’”, escribió en Facebook el último domingo. “Netflix permite que muchas películas con poco financiamiento tengan una plataforma y eso es positivo”, señaló.

En tanto, Sean Baker, quien dirigió The Florida Project, sugirió llegar a un punto medio: que Netflix tenga una división cinematográfica para sus estrenos más importantes que le permita a los suscriptores ver las películas en los cines gratis.

Por su parte, la propia Netflix se metió en la discusión y en las últimas horas emitió un fuerte comunicado al respecto. Y lo hicieron a través de las redes sociales, su lugar de mayor viralización.

"Nosotros amamos el cine. Aquí hay algunas cosas que también amamos", disparó desde su cuenta en Twitter.

"-Acceso para las personas que no pueden pagar o viven en ciudades sin cines,

"-Dejar que todos, en todas partes disfruten de los estrenos al mismo tiempo.
"-Darle a los cineastas más oportunidades para compartir su arte.

"Esas cosas no son mutuamente excluyentes."

Continuará.

Noticias de “Netflix”
Seguinos