Noticias

El triste final del complejo Tita Merello

Fue símbolo del renacer del cine argentino hasta que en 2010 cerró sus puertas para siempre. 

"Va a terminar siendo otra iglesia evangelista", se lamenta ante Infonews y Alucinema un cinéfilo que supo concurrir a las salas del complejo Tita Merello a ver desde cine independiente hasta opus industriales, pasando por ciclos variopintos y hasta el celebrado festival BARS de cine bizarro.

El cine-teatro que se inauguró en 1995 como parte del entonces renacer de la cinematografía nacional a galope del "nuevo cine argentino" cerró sus puertas de forma casi silenciosa en 2010 y hoy, casi una década después, sus propietarios originales decidieron venderlo.

El aviso se encuentra publicado en el portal de compraventa de propiedades Zonaprop, que ofrece, entre un puñado de fotos como las que aparecen en esta nota, el edificio de 1.481 metros cuadrados ubicado en la calle Suipacha casi Av. Corrientes.

"Valor a consultar", especifica el aviso que tiene como usuario a Lincoln Negocios Inmobiliarios.

El edificio, que tiene 90 años de antiguedad, fue proyectado por el arquitecto húngaro Andres Kalnay (responsable también del edificio del diario Crítica y la mítica cervecería Munich) e inaugurado en 1928 como sede del Gran Cine Suipacha, que funcionó con ese nombre hasta 1995 cuando en homenaje a la gran Tita el Incaa alquiló la propiedad y la refundó con el nombre que llevó hasta 2010, cuando cerró para siempre.

Noticias de “Cine”
Seguinos