Lo nuevo de los Coen: un western clásico-freak que se estrenó en Netflix

Ya puede verse en el portal de streaming La balada de Buster Scruggs, un trabajo de alto vuelo con brillantes guiños al geénero y un elenco de estrellas.

Son los mismos tipos que crearon, escribieron y dirigieron Barton Fink, Fargo, El gran Lebowski, Simplemente sangre, entre otras joyas del cine moderno. Joel y Ethan Coen acaban de poner un pie en Netflix y lo hicieron en forma de película dividida en episodios, aunque se supone que este film de más de dos horas, pletórico de desborde, iba a ser una miniserie. Sea como fuere, La balada de Buster Scruggs es un gran largometraje y, desde ahora, pieza ineludible de lo mejor de su filmografía.

Tom Waits en La balada de Buster Scruggs
Tom Waits en La balada de Buster Scruggs

Los hermanos más prolíficos de Hollywood demuestran desde el arranque que, si es cierto aquello de que la primera impresión es la que cuenta, disparar balas de humor freak puede ser una gran opción. El primer episodio es el que le da título al film pero también el que apuesta por el humor negro como en las mejores épocas de sus autores. El Buster Scruggs en cuestión es Tim Blake Nelson (actualmente en rodaje de la serie Watchmen), quien encara un tour de force de gestualidad insana y líneas de diálogo que adornan con el absurdo el camino del héroe, o del antihéroe, en este caso. Además, el bonus track musical coloca al corto en un lugar de bienvenida otredad muy a lo Coen.

Los otros episodios completan el corpus western que es esta Balada. Duelos al sol, caravanas, diligencia, el eterno femenino, la fiebre del oro, las horcas en plaza pública. La línea pistolera que atraviesa a la obra se destaca en continuos highlights que apelan a elementos de referencia del género sin redundar en clichés que hubieran transformado al opus en uno más de los tantos homenajes al american shot que el ciene viene proponiendo en los últimos años.

Del combo se destaca también el pasaje All Gold Canyon, que incluye a un Tom Waits irreconocible como un obseso buscador de pepitas de oro en un relato casi sin coprotagonistas. Otro que merece su marco aparte es Meal Ticket, cuento con un pie en la Freaks de Tod Browning sobre un buscavidas (Liam Nesson) que atraviesa el oeste estadounidense junto a su compañero sin brazos ni piernas, a quien exhibe como contador de historias para luego pasar la gorra.

Completan a este estreno de los Coen Near Algodones, con James Franco como un pistolero al que le llega su hora; The Gal Who Got Rattled, que gira alrededor de una caravana trágica, y The Mortal Remains, filmada casi íntegramente en una diligencia con destino fatal.

¿Es una de las grandes sorpresas del streaming en 2018, en medio de un año en el que Netflix salió mejor parada con sus series que con sus largometrajes? Sí, lo es. Que vengan más.

EXCELENTE

La balada de Buster Scruggs (The Ballad of Buster Scruggs) EE.UU., 2018. Guión, Montaje y Dirección Joel y Ethan Coen. Fotografía Bruno Delbonnel. Con Tim Blake Nelson, Liam Neeson, Tom Waits, Willie Watson, James Franco, Jiji Hise. 

La balada de Buster Scruggs - trailer

Noticias de “Cine”
Seguinos