Estrenos

Los 7 motivos por los que hay que ir a ver Bohemian Rhapsody

La película que cuenta la historia de Freddie Mercury es un prodigio del cine como recreación incluso pese al postizo dental de Rami Malek.

Se estrenó la esperada biopic sobre Freddie Mercury, el artista que luego de su muerte trascendió su lugar como líder de Queen y se transformó en uno de los más grandes iconos de la historia del rock. Cantante excelso, frontman brillante (el único que puede disputarle el puesto #1 a Mick Jagger) y gran compositor, merecía desde hacía tiempo un lugar entre los astros de la música con retrato en la pantalla grande. Y la deuda, podría decirse, quedó saldada.

Aquí algunas razones para no dejar de ver Bohemian Rhapsody y hacerlo en una sala de cine.

#1 Rami Malek podría ocupar los tres primeros lugares de por qué hay que ver esta biopic. El trabajo del actor que se hizo famoso por su protagónico en la genial Mr. Robot es formidable. Es difícil trabajar la interpretación de un personaje con semejante grado de iconicidad sin caer en la imitación o el cliché. Los clichés o lugares comunes del género están en otros costados de la película pero no precisamente en Malek, que hace de su Freddie Mercury un ser de carne y hueso antes que un semidios brilloso. Los arrebatos, la hondura existencial, la depresión, las adicciones, la eterna pulsión por ser otro o mostrarse como un otro. El actor nacido en Los Angeles hace del eximio cantante nacido en Zanziba (hoy Tasmania) un ser real que se volvió prócer por lo que hizo por el pop y por la magia que le aportó a la música en vivo.

#2 La recreación de Live Aid. El concierto con el que Queen volvió a los escenarios tras el corte que forzó la minicarrera solista de Mercury es un prodigio de realización. Bryan Singer (X-Men, Los sospechosos de siempre) se arriesgó a recrear esos 20 minutos históricos sin escenas intermedias. 20 minutos de música en vivo recreada de forma ficcional como nunca el cine se animó a hacerlo.

#3 La banda de sonido. Podría ser el puesto #1, claro, ya que es nada menos que música original de Queen sonando en una sala de cine. Solo esa experiencia bien vale sentarse a disfrutar de las más de dos horas que dura el film.

#4 ¡Mike Myers! El tipo que homenajeó mejor que nadie a Rapsodia Bohemia en El mundo según Wayne participa del cast y lo hace bajo una capa de maquillaje y pelos que solo mirando bien se lo llega a reconocer. Para colmo, juega el rol del productor discográfico (el mismo que editó Dark Side of the Moon) que se animó a echar a la banda porque no le gustaba la canción que fue elegida en distintas encuestas populares como la mejor de la historia del rock.

#5 El casting. "Brian May está igual" es una de las frases que más se pronuncian a la salida de los cines. La cabellera del legendario guitarrista es parte fundamental del film y la labor de Gwilym Lee también es un acierto.

#6 El clip inicial es un buen adelanto de lo que vendrá. Pericia técnica, horas de montaje y una adrenalina que resume el viaje que vendrá luego.

#7 La película evita el morbo en el que podría haber caído una versión no-oficial. Es cierto que el hecho de que Brian May y Roger Taylor hayan sido parte central del proyecto torna al film un tanto light para quienes hubieran deseado una mirada más descarnada sobre lo que fue la relación entre los músicos. Pero tampoco hay un ídolo de cartón en pantalla. Los dobleces de Mercury cuando reniega de sus raíces y al intentar esconder su sexualidad están presentes, así como el relato no esquiva el lugar que ocupó la cocaína cuando el músico estuvo a punto de tirar su carrera por la ventana.

Bohemian Rhapsody es cine, le sobran ideas y por eso brilla en cualquier pantalla dotada de buen sonido. Es cine espectáculo, claro, de masas y pensando en los millones que pasarán por la boletería. Pero lo hace con el debido respeto por quien retrata. Con lustre y pericia, con un amor evidente por el personaje y, sobre todo, por la persona. Y eso se agradece.

MUY BUENA

Bohemian Rhapsody: la historia de Freddie Mercury (Bohemian Rhapsody) EE.UU. / Gran Bretaña, 2018. Dirección Bryan Singer. Guión Anthony McCarten, Peter Morgan. Montaje John Ottman. Foto Newton Thomas Sigel. Con Rami Malek, Lucy Boynton, Gwilym Lee, Ben Hardy, Joseph Mazzello, Allen Leech, Tom Hollander, Mike Myers, Aaron McCusker.

Bohemian Rhapsody - trailer

Noticias de “Cine”
Seguinos