Estrenos

Familia sumergida: hay que salir del agujero interior

Se estrenó el extraordinario film de la debutante María Alché que narra el duelo de una mujer de 60 años, con Mercedes Morán en el rol protagónico.

Galardonada en la última edición del Festival de Cine de San Sebastián con el premio Horizontes Latinos, Familia sumergida es la ópera prima de María Alché y, digámoslo ya, una de las mejores películas argentinas del año. Si en la apreciación incluyéramos al cine extranjero, el film tampoco pasaría desapercibido. Y esto, en tiempos en que el Incaa ajusta su presupuesto (no hay créditos para nuevas producciones) es prácticamente un milagro.

En Familia sumergida, Marcela (Mercedes Morán) acaba de perder a su hermana Rina. Mientras hace el duelo intenta continuar con su rutina, que consiste en ocuparse de la casa familiar y, primordialmente, estar a disposición de sus tres hijos adolescentes y su marido (Marcelo Subiotto). Al mismo tiempo, a raíz de la muerte de Rina, debe encargarse de vaciar su departamento. Sin embargo, en esos días de angustia y dolor aparece Nacho (Esteban Bigliardi), amigo de una de sus hijas, produciendo un quiebre en su vida.

La cámara de Alché nos muestra a una mujer ensimismada, deambulando con paso cansino por los distintos ambientes del hogar familiar, como si fuera un espectro. Para dar cuenta del estado emocional de Marcela hay un notable trabajo con la puesta en escena (sostenida, principalmente, en la fotografía de la francesa Hélène Louvart); ella se mueve por espacios lúgubres, de colores opacos, llenos de obstáculos (plantas y parientes). A su vez, para bucear en los pensamientos y sensaciones de la protagonista, la joven realizadora recurre a una serie de escenas oníricas que, lejos de sobrecargar el relato, lo hacen más potente y evidencian que la cotidianeidad de Marcela también está atravesada por recuerdos con familiares que ya no están.

El arduo derrotero de Marcela encuentra un remanso en Nacho, un joven que también atraviesa un momento de absoluta desorientación, pero que con su sola presencia logra sustraerla de la pesada atmósfera familiar. En otro de los grandes aciertos del film, simplemente se acompañan, en una relación hecha más de silencios que de palabras.

Con un gran trabajo de Mercedes Morán (su versatilidad es sencillamente apabullante), Familia sumergida es un film sólido, sin fisuras técnicas ni narrativas. El debut de Alché en el largometraje nos hace pensar que estamos ante una directora que tiene mucho para decir. Y eso siempre hay que celebrarlo.

EXCELENTE

Familia sumergida Argentina. 2018. 90’. Dirección: María Alché. Guión: María Alché. Fotografía: Hélène Louvart. Música: Luciano Azzigotti. Elenco: Mercedes Morán, Esteban Bigliardi, Marcelo Subiotto, Ia Arteta, Laila Maltz, Federico Sack.

Familia sumergida - trailer

Noticias de “Cine”
Seguinos