Imperdibles

Fuertes criticas a la serie El marginal por estigmatizar a los pobres

Afirman que la serie de la TV Pública celebra los estereotipos con financiamiento estatal. Un actor que participó de la primera temporada dijo estar arrepentido de haberlo hecho.

Juan Minujin en la primera temporada de la serie
Juan Minujin en la primera temporada de la serie

 

Es una de las ficciones más comentadas de la televisión argentina y la que logra darle una pátina de calidad en el mundo de la ficción a la alicaída TV Pública, que funciona bajo la temible sombra del vaciamiento que Hernán Lombardi le imprime a su cargo de titular del denominado Sistema de Medios Públicos.

El marginal, la exitosa serie dirigida por Luis Ortega, entre otros, retrata, con brocha gorda argumental y una producción muy cuidada, el mundo carcelario argentino. Lo hace a través de escenas sanguinarias y diálogos filosos que dejan entrever tramas de corrupción, arreglos entre la ley y los cabecillas de los distintos grupos del penal y un sinfin de preconceptos que rodean el mundo penitenciario.

"La misma persona que apoyó que baje la edad de imputabilidad o los justicieros de los celulares o los que dicen muerte a los chorros (a los chorros de celulares y carteras, porque a los que se roban cientos de millones no los mencionan y generalmente los defienden y los votan) son los que festejan y alaban este tipo de productos hasta transformarse en fanáticos desaforados", disparó la periodista Dalma Villalba desde el portal mundovilla.com, realizado por quienes viven en los barrios de emergencia de la Ciudad y el Conurbano.

"Por otro lado estamos los pobres, los, las les, villerxs, presos, trabajadores que nos da bronca, tristeza, repudio, desilusión, que se financien este tipo de productos, porque mucha gente cree que eso ´es lo real´, que eso es la cárcel, la cultura popular, lo negro de ´alma´ y nunca jamás, podrían llegar a hacer el ejercicio de ponerse en el lugar del otro", apunta la crítica escrita desde el pie.

"Este tipo de productos profundizan ´la grieta´", dice también Villalba, quien puntualiza que se trata, además de una de las grietas más importantes, "esa que acompaña la vida de todos y la otra, la de la cultura del descarte y la idolatría estúpida que nos enseña la televisión".

Un arrepentido

Por su parte, el director de cine César González (quien estuvo preso cuatro años y en ese tiempo se abrazó al arte), disparó que "ninguna ficción es inocente".

Además, apuntó que "ojalá algún día los privilegiados que pueden acceder a las herramientas audiovisuales puedan vencer el morbo, el fetichismo y los mecanismos de lo bizarro a la hora de representar la marginalidad".

"La marginalidad no es ningún espectáculo circense, la cotidianidad carcelaria es de una tristeza que asfixia, hay millones de seres humanos allí dentro sometidos a las torturas más inimaginables y oscuras, que ya habían nacido en una clase prisionera de todas las ausencias y que la cárcel solo continua una pena ya dispuesta previamente al nacimiento", resumió.

Además, dijo estar arrepentido de haber participado de la primera temporada de la ficción. "Si bien tuve una participación mínima como actor en la primer temporada de esta serie considero dicha participación un error", aseveró.

Noticias de “Series”
Seguinos