Estrenos

Sexo y psicoanálisis al cuadrado

Se estrenó Amante doble, un thriller francés que pese a sus múltiples giros peca de previsible. 

El cine del prolífico director francés François Ozon no admite rótulos. Con un sano descaro, en cada una de sus películas pueden habitar los géneros y estilos más diversos. Es un realizador que le escapa, como pocos, a la prudencia, y su trayectoria no hace más que confirmarlo: casi siempre su última película toma distancia de la anterior, evidenciando su afán por recorrer nuevos horizontes narrativos.

De esta manera, es capaz de ofrecer un melodrama de entreguerras en blanco y negro como Frantz (2016) e, inmediatamente, filmar un thriller erótico y psicológico como Amante doble (2017). Con suerte dispar, las películas revelan el eclecticismo del realizador galo, un atributo que, recordemos, no siempre es garantía de buen cine.

Inspirada libremente en la novela Life of the Twins, de Joyce Carol Oates, Amante doble cuenta la historia de Chloé (Marine Vatch), una joven depresiva que tiene fuertes dolores abdominales. Tras la consulta médica de rigor, la mujer es derivada a un psicólogo llamado Paul (Jérémie Renier) para realizar una terapia que ponga fin a su malestar. Bastarán unas pocas sesiones para que ambos se enamoren, interrumpan el tratamiento por motivos éticos y se vayan a vivir juntos. Pero los problemas comienzan cuando Chloé descubre que Paul tiene un hermano gemelo, Louis, también terapeuta. Llevada por la intriga y el deseo, pronto se verá envuelta en un triángulo amoroso que atentará contra su ya frágil estado mental.

En la primera parte del film, Ozon narra la relación entre Chloé y los gemelos centrándose en el sexo. En esa instancia encontramos lo mejor de Amante doble, porque Ozon exhibe con maestría el recorrido de la joven, quien se entrega a los placeres carnales sin poder abandonar viejas (y renovadas) obsesiones. Son escenas cargadas de erotismo y tensión, que funcionan para el espectador como una advertencia sobre la catástrofe venidera.

El derrumbe inminente de Chloé también está insinuado -en una de las escenas más logradas film- cuando atraviesa un amplio salón blanco del museo donde trabaja. Aquí Ozon utiliza oportunamente colores pálidos y espacios vacíos y cerrados para representar el asfixiante laberinto en el que se encuentra perdida Chloé.

Sin embargo, cuando la historia entra en el terreno de su resolución, esa manera de narrar desaforada de Ozon la vuelve poco creíble, ya que recurre a una serie de giros dramáticos que terminan por desbaratar las buenas intenciones del comienzo, convirtiendo a la película en una parodia del género. Más que sorprender, sus innumerables rodeos logran abrumar al espectador, quien a esa altura ya venía soportando varias escenas que jugaban burdamente con la dicotomía sueño/realidad.

En definitiva, Amante doble es una de las películas menos interesantes de Ozon; un thriller que en su desmesura pierde el equilibrio. Pero sabemos que el francés es un cineasta inquieto, así que seguramente ya estará pensando en su próxima película. La esperamos.

REGULAR

Amante doble (L'amant doublé) Francia. 2017. 107’. Dirección: François Ozon. Guión: François Ozon, Philippe Piazzo (inspirado en la novela Life of the twins, de Joyce Carol Oates). Música: Philippe Rombi. Fotografía: Manuel Dacosse. Elenco: Marine Vacth, Jérémie Renier, Jacqueline Bisset, Myriam Boyer, Dominique Reymond, Fanny Sage, Jean-Édouard Bodziak.

Amante doble - trailer

 

Noticias de “Cine”
Seguinos