Imperdibles

El arduo camino de la reconstrucción familiar

Se estrenó Verano 1993, notable film español sobre una niña que tras quedar huérfana debe adaptarse a una nueva vida.

La ópera prima de Carla Simón narra un momento decisivo en la vida de la propia realizadora, quien a los seis años perdió a su mamá (antes había fallecido su papá) y se fue a vivir con sus tíos a una casona en la afueras de Barcelona. Apelando a los recuerdos de ese primer verano con su familia adoptiva, la joven cineasta ofrece un film sorprendentemente maduro, que encuentra el tono justo para narrar el repentino comienzo de una nueva vida.

Así, en Verano 1993 vemos cómo Frida (Laia Artigas) pasa sus primeros días en el nuevo hogar, tratando de adaptarse a cambios profundos. La película está narrada desde el punto de vista de la niña; sus descubrimientos son también los nuestros. En este sentido, la cámara la sigue permanentemente, moviéndose con ella para registrar todos sus gestos, miradas y desplazamientos por los distintos espacios. Aquí Simón trabaja magistralmente con el fuera de campo, centrándose en Frida y su modo de interactuar con un entorno que aún le resulta extraño, como cuando escuchamos a su tía (ahora en el rol de madre) pedirle algo mientras la cámara nos muestra solamente a la niña.

La mayor amenaza para el mundo de Frida es la presencia de Anna (Paula Robles), su pequeña prima. Mientras busca su lugar en la nueva familia, la niña digita los pasos de Anna y desbarata todo intento de acercamiento, asumiendo a los tumbos su flamante rol de hermana mayor. Con suma inteligencia, Simón registra la convivencia entre ambas sin caer en golpes bajos, mostrando el sinuoso camino que debe desandar Frida para poder vincularse armónicamente con la pequeña. La realizadora española aborda la conflictiva adaptación de Frida sin recurrir a escenas lacrimógenas o teñidas de un dramatismo desbordante.

La fortaleza del film de Simón también radica en su modo de trabajar el silencio. Frida observa todo y se mueve por los espacios veraniegos calladamente o, en su defecto, aportando pocas palabras. Sin embargo, cuando su adaptación parezca consumarse, empezará a hablar más y a preguntar. Así, la niña querrá saber de qué murieron sus padres. La madre adoptiva responderá el interrogante de Frida con una clara explicación, pero sin decir el nombre de la enfermedad (SIDA). La escena es realmente conmovedora, porque muestra la inocencia de Frida y, al mismo tiempo, su crecimiento e inserción definitiva en la nueva familia.

Con las brillantes actuaciones de las pequeñas Laia Artigas y Paula Robles, Verano 1993 es un film profundamente noble, narrado con extrema sutileza. Soplan nuevos vientos en el cine español. Bienvenidos sean.

MUY BUENA

Verano 1993 (Estiu 1993) España. 2017. 97’. Dirección: Carla Simón. Guión: Carla Simón. Música: Ernest Pipó. Elenco: Laia Artigas, Bruna Cusí, David Verdaguer, Paula Robles, Paula Blanco, Etna Campillo, Jordi Figueras, Dolores Fortis.

Verano 1993 - trailer

Noticias de “críticas”
Seguinos