"El cine argentino está amenazado. El Instituto que debería fomentar y exhibir la producción nacional está en riesgo por los despidos, cierres de áreas, cambios repentinos que afectan tareas y que son sensibles a la producción audiovisual, quita de funciones, maltratos y amenazas".
 

 
Así se expresaron los trabajadores y trabajadoras del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, que funciona como ente público no estatal del ámbito del Ministerio de Cultura de la Nación. 
 
Explicaron la difícil situación del Instituto y sostuvieron que "el malestar es generalizado". "Lxs trabajadorxs decimos basta. La gestión que encabezan Ralph Haiek, Fernando Juan Lima y Juan Aramburu, como presidente, vice y gerente general, encabezan las acciones que están destruyendo el INCAA, la industria cinematográfica y, por ende, la cultura", denunciaron.
 
"Decimos basta al vaciamiento y desarticulación de áreas. Decimos basta a la violencia laboral cotidiana basada en la falta de información, desconocimiento completo de la carrera, sobrecarga de tareas en algunas áreas sin recomposición salarial acorde a ello, sumado a la desigualdad salarial existente en todo el Instituto y la naturalización de la precarización", explicaron. 
 
En ese sentido detallaron que esta situación atraviesa al INCAA, ataca directamente al fomento, la producción y exhibición del cine: "desapareció el Festival Pantalla Pinamar, se cerró el Departamento de Cortometrajes, intentan desmantelar el Centro de Producción Audiovisual, en Cinemateca prima la incertidumbre respecto al futuro del área y sus trabajadorxs, por mencionar algunos casos".
 
"También se suma la tercerización de servicios que favorece a las empresas amigas cuando hay dentro del Instituto trabajadorxs técnicxs altamente calificadxs en el quehacer audiovisual. Basta de tercerizaciones en el Festival de Mar del Plata, en el canal de TV CINE.AR y en los diferentes eventos que se organizan desde el INCAA", explicaron.
 
Aseguraron que los continuos cambios en las normativas del Fomento impiden un correcto flujo de trabajo hacia adentro del Instituto y hacia la comunidad audiovisual, "lo que genera condiciones restrictivas de acceso al fomento. En palabras sencillas: producción en pocas manos que silencian la pluralidad de voces y miradas. La información lejos de socializarse se hegemoniza y oculta exponiendo así a los trabajadorxs ante la industria cinematográfica".
 
"Decimos basta de mentiras. Nos vendieron que el sistema de digitalización de expedientes haría el circuito administrativo más eficiente, por ende menos burocrático, sin embargo el problema persiste y es el de siempre, confirmando que la firma de las autoridades aparece según los ritmos y la voluntad política del momento. Nada tenemos que ver lxs trabajadorxs en las demoras que esto genera, salvo ser sus víctimas. Como ejemplo, son moneda corriente las quejas sobre la falta de firma del gerente de Administración, Nicolás Yocca", dijeron en el comunicado difundido.
 
"Lxs trabajadorxs queremos respuestas y soluciones. No queremos una estructura del INCAA que solo busca beneficiar a las autoridades puestas a dedo. Basta de obstaculizar nuestra carrera. Basta de tercerización", exclamaron.
 
"Lxs trabajadorxs llamamos a que lxs funcionarios del INCAA reflexionen y garanticen la carrera administrativa y la promoción de la cultura. No queremos más despidos. Exigimos la reincorporación de lxs despedidxs. En el INCAA no sobra ningún trabajadxr. ¡Por la defensa de lxs trabajadorxs estatales y el cine argentino! ¡Basta de maltrato!", concluyó el comunicado de prensa