Estrenos

Hay otra historia de amor: se estrenó "Llámame por tu nombre"

Todavía parece quedar espacio en las grandes ligas de la industria para historias como la que plantea este film, toda un remanso en medio de la lluvia ácida de Hollywood.

Si Fellini viviera probablemente no se sorprendería al ver el nuevo opus de Luca Guadagnino. Seguramente tampoco lo haría Antonioni y quizá apenas un poco (por cierta cercanía estética) Ettore Scola. Los tres nombres de la primera fila del cine italiano internac&pop ya hicieron todo lo que había que hacer para que la península tenga peso propio en los 35 mm y para que directores como Guadagnino pudieran hoy disputar centimetraje en diarios, links en portales web y, acá sí el subrayado, nominaciones en los rubros más disputados de los premios Oscar.

¿Qué pasa con Call me by your Name, la película italiana que se planta de igual a igual en la arena de la Academia y que, si de justicia cinéfila se tratara, podría volverse a Roma con varias estatuillas de su noche de gloria en el Dolby Theatre de Los Ángeles? Pasa que el film del director siciliano recupera la tradición de contar historias y lo hace sobre un guión que con notable fluidez se las arregla para hablar del conflicto interno que atraviesa un adolescente que no sabe qué hacer con su sexualidad, su cuerpo y su placer. De paso, además, se mete con las tradiciones religiosas y el karma familiar. 

El film de Guadagnino, con guión del veterano realizador estadounidense James Ivory (The Remains of the Day, Surviving Picasso), apela a lo mejor de la tradición visual y narrativa del clasicismo italiano pero con el toque clave de una pluma hecha en Hollywood.

Ivory, degustador de campilñas y paisajes, le da al relato un marco escénico impecable sin por ello transformar a la historia en un remedo de postales con personajes y diálogos pegados encima (como sucedió con un par de las experiencias de Woody Allen en Europa). La campiña en el caso de Call me... es apenas un escenario que suma a una historia con peso dramático propio.

En términos performáticos el film es todo de Timothée Chalamet, actor del momento en Hollywood con dos películas en posproducción (una de ellas A Rainy Dain in New York, de Allen) y otra a punto de filmarse (The King, donde interpretará a Henry V). Su joven Elio hace lo que puede con sus 17 años (Chalamet acaba de cumplir 22) y la procesión por la que pasa cuando llega a la casa familiar el estudiante Oliver (Armie Hammer), por quien siente una atracción que le detona las hormonas.

La historia entre ellos avanza ante la presencia del combo parental en pleno: madre, padre, hermana, novia, amigos. Lo intenso de Call me by Your Name está precisamente en ese marco geosocial que palntea la ficción, pero a su vez lo está en los links que la trama dispara a la forma en que el puritanismo judeocristiano se ve (se vio, se verá) interpelado por el concepto de que la vida sea el escenario para ejercer la libertad individual y la sexualidad como se nos cante o como nos salga hacerlo. Ahí es donde la película acierta, gana y se transforma, quizá con cierta búsqueda, quizá sin quererlo, en testimonio.

Claves: la gran actuación de Timothée Chalamet y la historia de amor, tan única como de todos.

EXCELENTE

Llámame por tu nombre (Call Me by Your Name) Italia. 2017. Dirección Luca Guadagnino. Guión James Ivory, basado en la novela de André Aciman. Fotografía Sayombhu Mukdeeprom. Montaje Walter Fasano. Elenco Timothée Chalamet, Armie Hammer, Michael Stuhlbarg, Amira Casar, Esther Garrel.

Call me by Your Name - trailer

Noticias de “Cine”
Seguinos