La escena que casi mata a Uma Thurman

Kill Bill es uno de los grandes clásicos del cine de este siglo y a la vez un de los más contundentes taquillazos de la dupla Quentin Tarantino-Uma Thurman. Pero las cosas entre ellos no están tan bien como podía suponerse y la actriz fue quien puso los puntos en una entrevista.

Durante una nota con el diario The New York Times en la que terminó de hundir al productor abusador Harvey Weinstein, Uma disparó también contra el realizador que también la dirigió en Pulp Fiction.

La escena puede verse en el film Kill Bill 1 y la muestra a Uma conduciendo un auto. Sin embargo, lo que no sabíamos hasta ahora es que el coche tenía un problema mecánico.

"Quentin vino a mi trailer y no quería escuchar. Estaba furioso porque estaba costándole mucho tiempo, pero yo estaba asustada. Me dijo ´Te prometo que el auto está bien. Es una carretera recta. Tenés que alcanzar los 65 kilómetros por hora porque sino tu pelo no ondeará como debe y te haré repetirlo´... Era una trampa mortal. El asiento no estaba sujeto como debía, no era una carretera recta y estaba llena de arena", afirmó.

El resultado puede verse en las imágenes, que muestran la sacudida que sufrió la actriz y que la dejó inactiva eternos segudos.

""El volante me presionaba la barriga y mis piernas estaban atascadas debajo de mi. Sentí un dolor abrasador y pensé ´no voy a volver a caminar´. Cuando salí del hospital con un cuello ortopédico, mis rodillas dañadas y una contusión quise ver el coche, estaba muy enojada. Tuve una tremenda pelea con Quentin y le acusé de haber intentado matarme. Se enfadó mucho porque, supongo que comprensiblemente, él no sentía que hubiese intentado algo así", agregó.

Además, denunció que el estudio le impidió ver el coche e hicieron todo lo posible para evitar que ella los demandara. "Harvey me agredió sexualmente, pero eso no me mató", alegó casi al final de la entrevista.

"Personalmente, me tomó 47 años entender que las personas que son malas conmigo no están enamoradas de mí. Tomó mucho tiempo porque creo que, desde niñas, estamos condicionados a creer que la crueldad y el amor de alguna manera tienen una conexión, pero ese es el tipo de época del que necesitamos evolucionar", concluyó.