Rankings

Las 10 mejores películas de Federico Luppi

Con su muerte, el actor deja una estela de contradicciones, denuncias por violencia de género y, también, personajes insoslayables del cine argentino.

Los calificativos lo acompañaban desde hacía décadas. El mejor actor argentino, contestatario, cabrón, violento, golpeador. La obra artística de Federico Luppi (unas 80 películas, numerosas obras teatrales y recordados programas de televisión) chocó en los últimos años con un dato incontrastable de su personalidad: durante largos años golpeó y maltrató psicológicamente a quien fue su esposa, la actriz Haydée Padilla.

El protagonista de las recordadas Un lugar en el mundo y Tiempo de revancha ya está en la historia del cine argentino como uno de sus grandes intérpretes. La violencia que en los 70s encarnaron sus personajes se entremezcla en el recuerdo (y así será durante un largo tiempo en el inconsciente colectivo) con las noticias que se corrieron de la sección de espectáculos para formar parte de las de las páginas de sociedad.

Luppi fue mucho más que el puteador más renombrado de la farándula argentina; su obra como actor alcanzó un lugar que supera su miseria personal, como sucede con Pablo Picasso, Salvador Dalí, Woody Allen o Charles Chaplin, indiscutibles del arte universal que bien podrían haber terminado sus días detenidos por casos de abuso o maltrato. La trascendencia artística de Federico Luppi seguirá manchada como parte inevitable de su lugar en la cultura argentina. De forma separada, desde el disfrute de la contemplación de logros como los que alcanzó junto a Adolfo Aristarain y otros, quedan los films. Entre esos films Alucinema eligió 10 que bien representan el corpus Luppi.

#1 Tiempo de revancha (Adolfo Aristarain, 1981)

Mientras la dictadura militar intentaba renovar sus bríos y caminaba al desastre de Malvinas, este film contó desde el lugar de los de abajo la peripecia de un trabajador que en nombre de todos pero más que nada en suyo propio, decide enjuiciar a una gran empresa por un falso accidente. Una de las grandes interpretaciones de Luppi, quien permanece durante sin hablar casi todo el relato. Clásico del cine argentino y quizá también el mejor trabajo de su director.

Tiempo de revancha

#2 Últimos días de la víctima (Adolfo Aristarain, 1982)

Basada en la gran novela de Juan Pablo Feinman, la película le hace justicia a fuerza de un guión de hierro (coescrito entre JPF y Aristarain) que incluye escenas antológicas. entre ellas la que unió a Luppi con Julio de Grazia en uno de los asesinatos mejor filmados del cine argenitno.

Ultimos días de la víctima

#3 Éste es el romance del Aniceto y la Francisca, de cómo quedó trunco, comenzó la tristeza y unas pocas cosas más... (Leonardo Favio, 1966)

Uno de los primeros largometrajes de Favio fue el trabajo que puso a Luppi en el foco cinéfilo. Además, por supuesto, una obra gigante.

El Aniceto y la Francisca

#4 La Patagonia rebelde (Héctor Olivera, 1974)

Las revueltas que terminaron en una masacre con alrededor de mil obreros muertos fue filmada por el mejor Olivera, basada en el libro Los vengadores de la Patagonia trágica, de Osvaldo Bayer, quien también participó del guión. El film logró sortear la censura que la tuvo largos meses en el freezer y, luego de una interna entre el entonces presidente Perón y la cúpula militar, el estreno tuvo el visto bueno y se transformó en un clásico instantáneo.

La patagonia rebelde

#5 Un lugar en el mundo (Adolfo Aristarain, 1991)

En medio de la masacre social que ejecutó el gobierno de Carlos Menem surgió esta toma de posición sobre la Argentina como culo del mundo, pero sin recurrir a obviedades. Un guión notable que incluye antológicas líneas de diálogo para un elenco encabezado por Cecilia Roth, José Sacristán y Luppi.

Un lugar en el mundo

#6 Martín (Hache) (Adolfo Aristarain, 1997)

Una parte de la crítica la castigó por discursiva y otra cayó a los pies de su realizador por animarse a plantear desde una dialéctica que no esquivó el preciosismo en algunos pasajes y la sinceridad brutal en otros. Hache fue la consagración del español Juan Diego Botto, en un elenco encabezado por Luppi y Cecilia Roth.

#7 No habrá más penas ni olvido (Héctor Olivera, 1983)

Novelón de Osvaldo Soriano transformado en una película de las destacadas de los años 80s, con una pata en la política, otra en la barricada y otra en la tradicion de la narrativa aguerrida. Arlt la hubiera disfrutado por su desfachatez y tino a la hora del retrato social.

#8 Plata dulce (Fernando Ayala, 1982)

El "deme dos" de la clase media argentina que viajó a Miami y se trajo todo lo que no necesitaba. La Argentina de la dictadura pre Malvinas en una película que se estrenó después de la guerra. El título es hoy parte fundamental de la iconografía del cine argentino, en gran parte por la frase que inmortalizó Luppi: "¡Arteche y la puta madre que te parió!"

#9 Cien veces no debo (Alejandro Doria, 1990)

Una comedia menor fue también un título central de la comedia argentina de los 90s. Desde la mirada antropológica de Doria, fue una continuación de Esperando la carroza pero con estética más pop que barrial. Un matrimonio de clase media espantado por el embarazo de la nena (Andrea del Boca). Luis Brandoni repite su lugar de gran decidor de frases célebres, Norma Aleandro pisa el ascelerador de la sobreactuación bienvenida y Luppi compone a un galán maduro que conoció a la piba que quiere ser universitaria.

#10 Pasajeros de una pesadilla (Fernando Ayala, 1984)

El caso Schoklender transformado en tragedia cinematográfica y con guión inspirado en la palabra de Sergio y Pablo, puestos aquí en el lugar de víctimas de una situación familiar insostenible. Más allá del debatible punto de vista, el film fue parte de la apertura democrática y dejó un listón clavado en la polémica sobre la responsabilidad de los hijos en uno de los crímenes más resonados de la patria. Luppi, en la piel de Mauricio Schoklender (bajo el nombre de Bernardo Fogelman), compone a un ser intrincado y gris.

Noticias de “cine argentino”
Seguinos