Estrenos

Monger: el turismo sexual en Buenos Aires bajo la lupa

La reducida y curiosa industria de un negocio turbio es el tema central del film del estadounidense Jeff Zorrilla.

Un proxeneta improvisado que fue echado por el FBI de los Estados Unidos y se instaló en Buenos Aires. Un treintañero que recorre el mundo para lograr su hito personal de haber estado con 1.000 prostitutas. Un cuarentón inglés que vive en Buenos Aires para cuidar al hijo que tuvo con una trabajadora sexual en Misiones.

Estos tres neblinosos personajes componen los ejes sobre los que se monta Monger, el documental del estadounidense Jeff Zorrilla, afincado en Buenos Aires desde hace algunos años y fascinado con la otredad de este ominoso subuniverso sexual.

Monger refiere a la palabra inglesa que representa a quien disfruta de participar de actos socialmente mal vistos. Los personajes de la pelìcula lo son, pero al mismo tiempo, al menos dos de ellos, entienden que con ello no perjudican a nadie, más allá de a dónde los lleva el destino.

Los 85 minutos que dura el film son un recorrido compacto por los callejones del desamor. Un desamor explicitado por Ramiro, expatriado de pasado oscuro que recaló en una Buenos Aires que desprecia pero le da la posibilidad de comer todos los días y relacionarse con prostitutas, algunas de ellas trabajando para él y su "trabajo" de guía sexual de turistas a la caza de cotos de caza humanos.

Ramiro es en Buenos Aires gurú de un turista que llega a la Ciudad donde cumplirá su récord personal de haber estado con mil prostitutas, número que alcanzará el día de su cumpleaños. 

A su vez, la cámara se detiene también en un hombre de unos 40 años, inglés y circunstancialmente radicado en Buenos Aires para intentar convencer a la trabajadora sexual, madre de su hijo, de que lo deje llevarse al niño a vivir a Inglaterra.

El mayor mérito del documental de Zorrilla es la elección de los personajes (tan reales y faltos de matices como los papelitos de departamentos privados que atestan las calles porteñas) y la dosificación de sus historias, que alcanzarían para que cada una tuviera su propio largometraje, incluyendo a las chicas que aparecen en cámara, desnudas de toda desnudez, entregando al lente su maltratado lugar en el mundo.

Otro elemento omnipresente en Monger es el displacer. Ninguno de los tres personajes centrales, ni mucho menos las trabajadoras del oficio parecen disfrutar de lo que hacen. Más allá del prejuicio que acompaña a quien cobra por tener sexo como a quien paga por ello, lo que dicen, expresan y signfican los pilares de una vida carente de satisfacción. Quizá porque un "monger", al fin de cuentas, expresa disfrute por romper el código de lo correcto al tiempo que ratifica aquello de que la procesión va por dentro.

MUY BUENA

Monger Argentina, 2016. Dirección Jeff Zorrilla. Documental. 

El film puede verse en Bama Cine Arte (Av. Pres. Roque Sáenz Peña 1145, CABA). Recientemente participó con buena recepción del Festival Internacional de Cine Documental que se realizó en Buenos Aires.

Monger - trailer

Noticias de “cine argentino”
Seguinos