Graciela Borges en la charla del Bafici
Graciela Borges en la charla del Bafici

La celebrada directora de cine Lucrecia Martel encabezó una master class en el Buenos Aires Festival Internacional de Cine independiente (Bafici), pero la que se llevó todos los comentarios fue Graciela Borges.

Junto a colegas suyas que también trabajaron junto a la directora de La ciénaga (María Onetto, María Alché y Julieta Zylberberg), "La Borges" reveló un dato sobre su carrera: "Yo nunca me divertí haciendo cine. Nunca", disparó en medio de la charla.

"Parezco el otro Borges", agregó y provocó carcajadas en un público que se entregó a los conceptos y comentarios de las actrices y la directora. En ese marco, la protagonista de La ciénaga continuó hablando de cómo fue trabajar al comienzo de su carrera: "Lo hice aplicadamente, me cansaba mucho levantarme temprano", puntualizó.

Y continuó: "No me divertí nunca yo, lo tomé aplicadamente. Empecé en los últimos años a disfrutar las cosas", contó y puntualizó la posible causa del trauma: "Creo que no gocé mucho porque mi papá no quería que yo fuera actriz. Cuando a los 16 años iba al cine yo pedía ir antes para entrar sin quedarnos en el hall, no quería que nadie me viera", confesó.

Además, se refirió al desnudo que hizo en el film de 1980 dirigido por Raúl de la Torre, El infierno tan temido. "Cuando hice el desnudo sufrí una semana entera, sufrí como nuinca en la vida", reveló.

También se animó a contar una anécdota de sus primeros años en el mundo del cine. "Mi madre me mandó a la casa de Hugo del Carril, yo tenía 14 años. Una vez ahí él me dijo: ´¿te gustaría hacer cine?´ ´Depende el personaje´, le dije yo y creo que me tomó por eso´".