Cuando pase esta edición, ya habrán sido 90 las ceremonias realizadas de los premios Oscars. Es sólo una cuestión matemática calcular la cantidad de injusticias que se habrán cometido para con el séptimo arte. Quizá alcanzaria con decir que El Cuidadano, uno de los más grandes films jamás realizados, obtuvo apenas una estatuilla (Mejor Guión Original). 

Taxi Driver
Taxi Driver

Pero hay casos peores y ese es precisamente el objetivo de esta lista: relativizar la importancia de los premios. Aunque nos gusten, aunque disfrutemos las cuatro horas de transmisión y palpitemos un premio a Mejor Actor de Reparto como si fuera la final de un mundial de fútbol frente a Brasil.

Aquí un repaso por algunos de los pifies más graves de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood a lo largo de su historia, con largometrajes que no obtuvieron estatuilla alguna.

Taxi Driver 

Quizá sea el mejor trabajo de Martin Scorsese, pero no se llevó ningún Oscar. Sin embargo, tuvo 4 nominaciones: Mejor Película, Actor (Robert de Niro), Actriz de Reparto (Jodie Foster) y Banda Sonora (Bernard Herrmann).

El gran dictador (1940)

Pocos realizadores como Charles Chaplin marcaron tan a fuego la filmografía estadounidense, pero quizá sus ideas de izquierda, quizá su antipatía natural, hicieron que la Academia lo ignorara al momento de los votos. Pero se llevó nominaciones: Mejor Película, Actor (Chaplin), Actor de reparto, Guión original y Banda de Sonido.

Cantando bajo la lluvia (1952)

¿El gran musical hollywoodense? Sea como fuere, apenas dos nominaciones, Mejor Actriz de Reparto (Jean Hagen) y Banda Sonora. Y no, ningún Oscar. La gran paradoja podría darse esta noche si La La Land, deudora de esta y otras decenas de películas musicales, se llevara varios galardones.

Singin in the Rain
Singin in the Rain

Historias de Tokio (1953)

El cine japonés (y podríamos decir que también el asiático) no sería lo que es si no hubiera sido por el enorme Ozu. Pero no, la Academia evidentemente no vio en aquel 1953 este film, que ni siquiera mereció ir a la categoría de Película Extranjera.

Blow-Up (1966)

El film que cambió para siempre al cine italiano, de Michelangelo Antonioni, fue reconocido en dos categorías (Director, Guión Original) pero las perdió.

Blow Up
Blow Up

Ladrón de Bicicletas (1948)

El neorrealismo italiano tiene en este film de Vittorio de Sica a su gran referente. Candidato a Mejor Película Extranjera, sin embargo, quedó sin premio.

Psicosis

¿La obra definitiva del suspenso? Puede que sí. Y también puede que el gran film de Alfred Hitchcock. Cuatro nominaciones (Mejor Director, Actriz de Reparto (Janet Leigh), Fotografía en B/N y Dirección de Arte) y ningún premio.

Psycho
Psycho

Metropolis (1927)

Cero premios y, horror, cero nominaciones para la película que podría haber sido reconocida nada menos que en la primera ceremonia que en 1929 se realizó en Hollywood para homenajear al cine estrenado entre el 27 y el 28.

Trainspotting (1996)

Dany Boyle entregó a mediados de los 90s un trabajo directo a la mandíbula que reventó la taquilla alrededor de todo el mundo, pero en los Estados Unidos el suceso no fue tanto. Quizá por eso fue casi ignorada por Hollywood, que apenas le dio una nominación a Mejor Guión Adaptado, que por supuesto no ganó.

Casino (1995)

Potente tratado de Scorsese sobre la mafia, que tampoco pareció haber merecido que lo premien. Obtuvo apenas una nominación, a Mejor Actriz para Sharon Stone.

Casino
Casino

Sexto sentido (1999)

El flilm que catapultó a M. Night Shyamalan a la fama, el éxito y los grandes presupuestos. Candidata a Mejor Película, Director, Actriz (Toni Collete), Actor de Reparto (Haley Joel Osment), Guión Original, Montaje. Ningún Oscar.

Blade Runner (1982)

La dirección de arte y los efectos visuales fueron nominados a sendos Oscars en esta superproducción de Ridley Scott, uno de los íconos del cine de ciencia ficción. Y hasta ahí llegó.

The Wall (1982)

El musical rock por excelencia. La obra de Alan Parker que partió en dos a la mirada del cine sobre el rock de masas. Nada, ni tan solo una mención a la banda de sonido, a las canciones, al montaje. Nada. Cero. 

La dama de shangai (1947)

Otra obra maestra de Welles, con algunas de las mejores escenas del cine de Hollywood de mitad del siglo XX. Nada, cero nominaciones para este clásico.

La dama de Shangai
La dama de Shangai

Vertigo (1958)

Otro clásico de Hitchcock, del cine de suspenso y del cine universal en si. Nominaciones: Dirección de Arte y Sonido. Pero el equipo de don Aldred se fue con las manos vacías.

Sed de mal (1958)

Para quien firma, la mejor película de Orson Welles. Pero más allá de cualquier opinión, al menos por el impecable plano secuencia del comienzo merecía un par de candidaturas. Pero no hubo caso.

El resplandor (1980)

No solamente esta obra descomunal de Kubrick no obtuvo nominación alguna por parte de la Academia (¿ni siquiera para Jack Nicholson, muchachos, en serio?) sino que además algún premio marginal a lo peor de 1980 se atrevió a meterle púa. Pero ahí está, un clásico indiscutido.

Manhattan (1979)

La oda de Woody Allen a la ciudad de sus amores no obtuvo premios pero sí dos nominaciones: el que se le suele dedicar al director (Guión Original) y uno para Mariel Hemingway como Mejor Actriz.

Manhattan
Manhattan

Bande à part (1964)

Uno de los títulos más resonantes de Jean Luc Godard fue ignorado en todos los planos, ya que ni siquiera fue nominado.

Solaris (1972)

Cero nominaciones para el largometraje de Andrei Tarkovsky que hizo que el cine ruso contemporáneo sea todo lo enorme que es.

La naranja mecánica (1972)

El mismo año de Solaris, Kubrick presentó una cachetada a la burguesía de la industria, del arte y del ciudadano medio en general. Nominada en los rubros Mejor Película, Director, Montaje y Guión Adaptado, esta pequeña maravilla también se quedó sin estatuilla.