Gastón (22) tenía la entrada en la mano para la función de las 00:40 en 3D subtitulado de Star Wars, la sostenía como un trofeo, que exhibía pero a la vez custodiaba. En la otra mano sostenía una réplica del sable de Anakin Skywalker del Episodio III.

Ese era el paisaje que se vivía ayer en el Shopping Abasto, es que finalmente se estrenó la última de Star Wars con una proyección sin precedentes: más de 180 salas de cine a disposición del nuevo producto de Disney y la pasión de sus fans a la orden del día, reflejó Tiempo Argentino.

Pero aunque la función principal –con entradas vendidas desde hace varios meses y localidades agotadas- estuvo pautada para pasada la medianoche del miércoles, el acontecimiento se vivió desde horas tempranas, ya pasadas las 20 en el hall del Shopping Abasto la fuerza se hizo presente. Eso sí, de a cuenta gotas, aparecieron los fans de la Rebel Legion vestidos para la ocasión: no faltó la Princesa Leia con su traje blanquísimo y su peinado exótico, el conductor de una de las naves rebeldes y un joven Obi Wan haciendo las mil y una acrobacias con su sable luminoso. Todos caracterizados fielmente para la ocasión, con el amor y el respeto que la saga merece. "Aunque la nueva película de Star Wars, sea mucho más que una película", aclaró Jorge, uno de los fans que hacían la fila desde las 18 para fotografiarse con uno de sus ídolos que posaban junto a la nave que desembarcó en los últimos días en el hall del shopping. La cifra total de salas que proyectarán el film también es una locura: ascenderá a más de 450.

Los fanáticos, esos grandes protagonistas para los que no hay límites de edad, se aglomeraron desde temprano. Padres acompañando a sus hijos disfrazados de jedis. Padres con remeras de los films anteriores enseñando a sus hijos y a su esposa como posar correctamente con el sable de utilería, comprado especialmente para la ocasión. Encapuchados con manos mecánicas, "somos los malos del imperio" así se presentaban. Es tal el fanatismo que genera esta saga "que une a padres e hijos, que vuelve locos a dos generaciones".

Apenas a horas de vivir la proyección de su película preferida de infancia comenta Román (30): "Quiero volver a sentirme como en el espacio. Luchando con espadas laser entre androides y clones, viviendo aventuras intergalácticas en 3D, así espero el estreno de la nueva película de Star Wars. Que la fuerza nos acompañe!" Cuenta: "Ya tengo compradas mis entradas desde el mes de julio –continúa- esperé con ansias este día para ir corriendo a las puertas del cine, arrastrando a mi incauta novia, que no es la más fanática, pero que me acompaña. En estos días, la estuve haciendo ver una maratónica sesión de películas anteriores de la saga para ponerla al día."

Como cábala, lleva en la guantera del auto, los dos robots principales de la película, el C3PO y el R2D2 para que lo acompañen en sus viajes. Los mismos que exhibe Juan Manuel (33) en una repisa de su flamante departamento de soltero de Caballito con una libertad de la que, dice, nunca antes gozó. "Desde chico mi mamá no entendía mi pasión y no me dejaba exhibir los muñecos en mi antigua pieza porque decía que se llenaban de tierra y polvo. Ahora los muestro con orgullo, ¡al fin!"

Pero el fenómeno Star Wars viene latiendo con fuerza también en las redes sociales. En el grupo de Facebook Fanáticos de Star Wars de Argentina en pocos días ya se alcanzaron casi los 10 mil miembros. Allí se congregan hombres y mujeres de distintas edades que viven, respiran y comparten el mismo fanatismo. Entre ellos está Agus Ailen Pagliaza una jovencita rubia que se declara autentica coleccionista "obsesiva por todo lo que sea merchandising de Star Wars. Mientras hay mujeres que se obsesionan con comprarse ropa y zapatos, a mí me pasa esto con esta saga, me vuelve loca. En mi habitación, en una estantería que nadie toca, colecciono vasos, muñecos… tanto me gusta que le transmití mi fanatismo a mi hermano menor que hasta hace años estaba convencido de que vendría un Maestro Jedi a buscarlo para entrenarlo."

En el grupo abundan fotos de arbolitos de navidad adornados con pequeños muñecos de colección de "los muchachos del imperio". Ese es, por ejemplo, el paisaje navideño de Claudio (32), quien advierte: "Esto es algo más que una moda pasajera por una simple película, estamos hablando de una saga que engloba a cuatro generaciones y sin contar esta nueva continuación que arranca con The Force Awakens."

En su caso, la pasión arrancó con una colección con los primeros muñecos que salieron en Argentina de la marca Kenner y TopToy. Con el tiempo los fue guardando y sumó algunos. Después al estrenarse el episodio 1, 2 y 3 que contaban las guerras clónicas comenzó a coleccionar Lego Star War, para después pasar a las figuras de Hasbro blackseries de 3 3/4 todo relacionado con el imperio y los Siths.

Pero también el fanatismo se vivió a nivel profesional. La Rebel Legion "los buenos de Star Wars" dijo presente. Se trata de una organización internacional de caracterización de la saga ¿su particularidad? se definen como "una liga por y para fans" que no querían perderse por nada del mundo el estreno de la peli. Fundada en el año 2000, la legión cuenta con más de 2000 miembros registrados en más de 30 países. "Nuestra tarea es divertinos, difundir la magia del Universo Star Wars y apoyar causas altruistas, especialmente interactuamos con los niños, ya que para ellos somos figuras de acción de tamaño real."

Rebecca (38) una de las representantes de esta liga, explicó a Tiempo, que fue iniciada en este mundo por su novio "Obi Wan, bah no se llama así, pero para mí es él hoy, ya que se vino especialmente vestido así. Y acá estamos esperando a nuestra princesa Leia" (se toca la panza, tiene un embarazo de pocos meses). Como no podía ser de otra forma, la hija también fue concebida en este universo de guerras intergalácticas. "En una Celebration, o uno de los actos donde nos reunimos los fanáticos de Star Wars de todo el mundo concebimos a Leia. Y como no podía ser de otra forma, nos casamos también caracterizados como nuestros personajes favoritos de Star Wars. Pero no somos los únicos. Somos millones de fans de esta saga en todo el mundo."

Réplica en Argentina

Con una cuenta regresiva que llegó a cero y una expectativa nunca antes vista, el estreno en las salas de cine porteñas del episodio VII de la mítica saga es una realidad. Bajo el Hashtag #LaFuerzaenAbasto aterrizó en el nivel 2 del shopping (en el centro del patio de comidas del Abasto Shopping) una réplica en tamaño real del caza X-Wing de la película, que será exhibido por primera vez en la Argentina hasta el 31 de enero. Digno de agendar, para todo aquel que quiera vivir una experiencia en primera persona.

Negocio que se agiganta siempre

En más de 30 años la franquicia logró lo que pocas pudieron, no sólo no desapareció, sino que se fortaleció con el tiempo: logrando que mientras la primera película logró exhibirse sólo en 42 salas, este nuevo episodio se masifique a niveles nunca vistos.

Actualmente la franquicia lleva recaudado más de 33 mil millones de dólares, entre merchandising e ingresos por taquilla.

En cuanto a la taquilla en sí, la saga se sigue superando en el tiempo.

La información de taquilla de los episodios I al III fueron en aumento y despertando el interés gradual del público. El episodio I convocó 286 mil espectadores y fue estrenado en julio de 1999, el episodio II llevó más del doble, 726 mil espectadores y se estrenó en junio de 2002.

El Episodio III logró 936 mil en mayo de 2005. Este último episodio, sólo en entradas de preventa en los sitios web más populares de Estados Unidos, consiguió U$S 50 millones en ventas de entradas, una cuarta parte de lo que costó la película.